10 tips para aprender inglés


Sabemos muy bien que aprender el tercer idioma más hablado del mundo no es tarea fácil, sobre todo cuando no hay suficiente tiempo para dedicar al estudio de éste.

Por ello, en este artículo te damos 10 trucos para aprender inglés o cualquier idioma que te propongas, sin dejar de divertirte.

Estos consejos han sido brindados por Matthew Youlden, un chico que habla 9 idiomas fluidamente y entiende casi una docena más. ¿Increíble, no? ¡Toma nota!

1. Ten muy claro por qué lo estás haciendo
Es muy importante tener muy claro el por qué estás dedicando tu tiempo a aprender este idioma.




Ésto te servirá para que a la larga no se te acabe la motivación y que siempre tengas presente la razón por la que lo estás haciendo.

Sea cual sea tu motivación, trata de comprometerte al máximo.

2. ¡Sumérgete!
Ahora que ya estás comprometido,  Matthew recomienda que apliques el “enfoque maximizado de 360°” el cual consiste en practicar todos y cada uno de los días, no importa qué herramientas uses para aprender el idioma.


"Yo tiendo a querer absorber, cuanto más sea mejor, desde el principio, de manera que, si estoy aprendiendo algo, lo llevo al extremo e intento usarlo a lo largo del día. Conforme la semana avanza, intento pensar en ese idioma, intento escribirlo e incluso me hablo a mí mismo en ese idioma. Para mí, en realidad, todo consiste en poner en práctica lo que sea que estés aprendiendo, ya sea escribiendo un email, hablando contigo mismo, escuchando música u oyendo la radio. Rodearte y sumergirte en la cultura del idioma que estás aprendiendo es extremadamente importante." - Matthew Youlden.

3. Encuentra a un cómplice
Matthew te recomienda encontrar a una persona que te motive y te acompañe durante el aprendizaje. Para él su acompañante y “competencia” durante el proceso de aprendizaje es su hermano gemelo Michael, con el cual aprende idiomas desde los ocho años.

Él considera muy importante ésta parte de su aprendizaje, ya que su hermano ha sido su mayor apoyo, es la persona que lo alienta a mejorar y también su competencia. Con él es con quien practica todos los idiomas que aprende y por supuesto que han creado una rivalidad muy interesante alrededor de ésto.



"Estábamos motivados y todavía lo estamos. Nos empujamos el uno al otro a seguir adelante. Si mi hermano se da cuenta de que yo estoy haciendo más que él, se pone un poco celoso e intenta superarme (creo que eso es porque él es mi gemelo, yo soy el original) y lo mismo en el sentido opuesto." - Matthew Youlden.
Si no puedes encontrar un cómplice para aprender el idioma no te aflijas y sigue aprendiendo por tu parte, no es un requisito indispensable.
4. Mantenlo relevante
Plantea un objetivo desde el principio,  si éste es hablar, trata de mantener una conversación desde el inicio, puedes empezar con cosas básicas como cantar tu canción en inglés favorita, pedir comida en el idioma o saludar al vecino.



Si por otra parte tu objetivo principal es escribir, trata de sumergirte en libros, escribir canciones, leer revistas, etc. ¡Practicar para mantenerlo relevante y real!

5. Haz cosas divertidas
¡Ponte creativo! Usa tu nuevo idioma de cualquier forma. Escribe y graba canciones, cuentos, poemas o haz memes, ¡lo que sea!, todo lo que te sirva para practicar.


Si no puedes encontrar una manera divertida de practicar tu nuevo idioma hay muchas posibilidades de que no estés siguiendo el tip #4 y tal vez debas retroceder un poquito a considerar poner un poco más de empeño en esto que debería ser lo más sencillo.

6. Actúa como un niño
No nos referimos a que te ensucies al comer o hagas rabietas mientras babeas, nos referimos a que trates de aprender como lo hacen los niños. Está demostrado que la hipótesis de que los niños son intrínsecamente mejores aprendiendo que los adultos es un mito. Investigaciones actuales no han sido capaces de encontrar una relación directa entre la edad y la capacidad para aprender, pero puede ser que la llave esté en ser capaces de aprender tan rápido como lo hacen los niños si tomamos determinadas actitudes infantiles: falta de conciencia de uno mismo, disposición a cometer errores, el deseo de jugar en la lengua y sobre todo cuestionar.




Cuando aprendes un idioma, admitir y aceptar que no lo sabes es la llave para alcanzar crecimiento y libertad, ¡despréndete de tus barreras de adulto y no temas equivocarte!

7. Abandona tu zona de confort
Cuando hablamos de no tener miedo a cometer errores nos referimos a que te prepares psicológicamente a situaciones potencialmente embarazosas, aunque esto pueda dar un poco de miedo, es la única manera de desarrollarse y mejorar en el idioma.

No importa cuanto estudies, si no te pones a ti mismo en esa situación nunca hablarás un idioma nuevo.

Habla con extranjeros, pregúntales cosas, comenta sobre el clima o intenta hacer un chiste… ¡Cuantas más veces lo hagas, mayor será la facilidad con la que te enfrentarás a nuevas situaciones:



"Al principio te vas a encontrar con dificultades: tal vez sea la pronunciación, o la gramática, tal vez sea la sintaxis, o que no entiendas los dichos. Pero creo que lo más importante es tratar de desarrollar ese “sentido del idioma”. Cada hablante nativo tiene un sentido de su idioma, y eso es, básicamente, lo que te convierte en un "hablante nativo" si puedes hacer de ese idioma el tuyo." - Matthew Youlden.

8. Escucha
“Hay que aprender a caminar antes de aprender a correr.” De esta misma forma, tienes que aprender a escuchar antes de aprender a hablar. Ya que cualquier idioma suena extraño la primera vez que lo escuchas, pero cuanto más lo escuchas más familiar se vuelve y más fácil te será hablarlo:


"Somos capaces de pronunciarlo todo, sólo que no estamos acostumbrados a hacerlo. Por ejemplo, el sonido de “r” fuerte no existe en la variante de inglés que yo hablo, pero cuando estaba aprendiendo español había palabras con esa “r” fuerte, como "perro" o "reunión". Para mí, la mejor manera de aprender a dominar ese sonido era oírlo constantemente, escuchándolo; luego, tratar de visualizar o imaginar cómo se supone que hay que pronunciarlo, ya que para cada sonido hay una parte específica de la boca o de la garganta que hay que usar." - Matthew Youlden.
9. Observa a otros hablando
Cada idioma es distinto y cada uno demanda cosas distintas de tu lengua, labios y garganta. La pronunciación es tanto física como mental:


"Una manera (aunque puede sonar un poco extraño) es observar cuidadosamente a otros mientras dicen palabras que usan ese sonido, y luego tratar de imitarlo tanto como sea posible. Créeme, puede ser difícil al principio, pero lo conseguirás. En realidad es algo fácil de hacer, sólo necesitas practicar." - Matthew Youlden.
Si no puedes observar e imitar a hablantes nativos en vivo, ver películas extranjeras o televisión en versión original puede ser un buen sustituto.
10. Habla contigo mismo
Si no tienes a nadie con quien hablar en el idioma que estás aprendiendo, no hay nada malo en hablarte a ti mismo y practicar constantemente:



"A lo mejor parecerá que estás loco, pero, en realidad, hablar contigo mismo en un idioma es una buena manera de practicar si no tienes a nadie más con quién hacerlo." - Matthew Youlden.
Ésto puede ayudarte a practicar nuevo vocabulario, conocer nuevas frases, mantener fresca tu mente con respecto al idioma, de manera que te sentirás mucho más confiado cuando tengas que hablar con otras personas.
Ahora que ya conoces todos los secretos de éste políglota, debes poner manos a la obra. Estamos seguros que en tu camino de aprendizaje encontrarás nuevos métodos y trucos que irás adoptando. No dudes en compartirlos con nosotros…


¡Gracias por leernos!
Anteriores
Next Post »